El estado más grande del país logró sorprender a los visitantes durante su participación en la cuarta Feria Nacional de Pueblos Mágicos.

El secretario de turismo federal Enrique de la Madrid visitando el stand de Ah! Chihuahua

El pabellón con el que participó el destino ofreció a los visitantes un acercamiento a las bondades y encanto de Batopilas, Creel y Casas Grandes.

Los protagonistas de esta presencia fueron los artesanos y operadores que propusieron un místico viaje por Chihuahua, sus cañones, sus sabores, historia y cultura rarámuri. Chihuahua sorprendió a los visitantes con la muestra artesanal de elaboración de cerámica de Mata Ortiz. Asimismo, se hubo una muestra artística a cargo del maestro violinista Patrocinio López López.

En el marco del evento se sostuvo una reunión de trabajo con María Eugenia González O’Farrill, Coordinadora General del Movimiento Viajemos todos por México, para presentar la Ruta Mágica del Noroeste.

Chihuahua y Sus Pueblos Mágicos

Productos artesanales de pueblo mágico de Creel

Creel

Por su ubicación al inicio de la zona de barrancas, cuenta con servicios turísticos de alta calidad donde confluyen varias carreteras serranas y el paso del Chepe. Es considerado la capital informal de la Sierra Tarahumara. Creel tiene un perfil pueblerino con construcciones bajas de dos aguas, su plaza de armas arbolada y parajes asombrosos. Sorprenden el Valle de los Hongos, el Lago Arareko, el Valle de los Monjes y el de las Ranas. Llamado originalmente Rochivo, recibió su actual nombre en honor a Enrique C. Creel, gobernador de Chihuahua en 1907. En 2007, recibió de la Secretaría de Turismo federal la designación de Pueblo Mágico.

Batopilas

Este antiguo y legendario poblado es considerado el verdadero tesoro de la Sierra Madre por sus vetas de plata. En 1708, el explorador Pedro de la Cruz encontró aquí abundantes yacimientos que dieron origen al pueblo minero. Por esta razón, Batopilas fue el primer poblado del país, después de la Ciudad de México, en contar con energía eléctrica. La Revolución lo dejó despoblado y congelado hasta los años setenta cuando los viajeros lo redescubrieron como un destino único.

Pasado minero entre profundas barrancas de cobre. Batopilas, Chihuahua

Batopilas, con sus casitas alineadas sobre una calle paralela al río, su templo, su plaza y su parque te encantará también por su microclima. Su clima cálido, en lo profundo de la barranca, hace que abunden las flores y crezcan cítricos, guayabas y aguacates. Con el reconocimiento que le otorgó la Secretaría de Turismo como Pueblo Mágico se restauraron las fachadas, la electricidad se instaló de manera subterránea y se remozó en general su imagen urbana.

Casas Grandes

Los primeros españoles que arribaron a mediados del siglo XVI contemplaron las magníficas ruinas de Paquimé y lo llamaron “Lugar de las Casas Grandes”. En 1661, los frailes franciscanos establecieron aquí la misión de San Antonio de las Casas Grandes. Esto para evangelizar a los indios janos y sumas. La iglesia parroquial actual es heredera del primer templo misional. Este yacimiento arqueológico fue registrado en 1998 como Patrimonio Mundial de la UNESCO y en 2015 quedó inscrito en el Registro de Protección Especial de la UNESCO.

Casas Grandes hermoso pueblo mágico del estado de Chihuahua

En el pueblo, a sólo medio kilómetro de las ruinas, vale la pena disfrutar su Plaza de Armas y sus jardines públicos. En el siglo XX, la mayoría de los pobladores de Casas Grandes se mudaron a la cercana estación del ferrocarril y fundaron la moderna ciudad de Nuevo Casas Grandes.

El arte y cultura son testigo de lo que una comunidad va experimentando y celebrando. Es por ello que el estado de Chihuahua, a través de sus Pueblos Mágicos, ha compartido al mundo vestigios muy importantes. Más información en www.visitachihuahua.com

 

 

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY