Los viajeros de lujo gastan una media de 3.124 euros por viaje de placer y un 16% de esa cifra de destina a las actividades que llevan a cabo en destino.

Para el viajero de lujo es vital visitar destinos fuera de lo común.
Para el viajero de lujo es vital visitar destinos fuera de lo común.

Es decir, dedican alrededor de 500 euros a disfrutar de la mejor experiencia en destino, según se desprende del Barómetro Turístico Premium elaborado por la consultora Braintrust.

Además, aprecia una creciente tendencia a destinar cada vez menos dinero al transporte y alojamiento e incrementar el presupuesto a disfrutar del viaje en sí mismo.

Para Ángel García Butragueño, responsable de la división de Turismo y Ocio y miembro del Consejo Asesor de Braintrust y codirector del Barómetro Turístico, afirma que

“La tendencia a destinar mayor presupuesto al ocio en destino irá en aumento en el futuro”.

Detalla, asimismo, que “el perfil del viajero de lujo, más tecnológico y con tendencia a utilizar las apps y webs para realizar sus reservas, prefiere no dejar al azar las actividades a realizar durante sus viajes”.

“Su búsqueda de la exclusividad y la diferenciación lleva a estos viajeros a reservar con anterioridad las actividades que va a realizar durante sus viajes”.

El informe señala que se trata de un perfil de viajero más planificador.

A la hora de preparar sus vacaciones, destina mucho más tiempo a las primeras fases que el resto de los viajeros.

Pensar (19%), planificar (21%) y reservar (10%) consume la mayor parte del tiempo, superando incluso al destinado a disfrutar de su viaje (41%).

En qué se gastan el dinero

Mientras que la mayor parte del presupuesto se destina al alojamiento, los viajeros de lujo, prefieren ahorrar en el transporte.
Mientras que la mayor parte del presupuesto se destina al alojamiento, los viajeros de lujo, prefieren ahorrar en el transporte.

De los 3.124 euros que de media destinan los turistas de lujo cada viaje, la mayor parte se dedica al alojamiento, el 34%; un 22% al transporte; un 19% a la restauración, un 9% a las compras, y un 16% (unos 500 euros) a disfrutar de actividades en destino.

Entre los servicios más contratados con anterioridad a la salida destacan las excursiones (65%), las visitas guiadas (64%) y los eventos culturales y espectáculos (42%).

Seguidos de experiencias gastronómicas, con un 24%, experiencias de salud y bienestar, experiencias enológicas así como eventos deportivos.

Por edades, los milenials son los que más reservan con antelación sus experiencias, mayoritariamente espectáculos, festivales o eventos deportivos.

Principales motivaciones

El Barómetro Turístico Premium señala que, entre las principales motivaciones que estos viajeros muestran a la hora de organizar sus viajes.

Destaca el objetivo de conseguir experiencias memorables, según el 48% de los encuestados; disfrutar con los atractivos del destino, indica el 39%.

Desconectar, un 37%, a las que siguen vivir nuevas aventuras, estar en un lugar donde no han estado nunca sus amigos, y disfrutar de la gastronomía del destino.

En línea con estos fines, el informe indica que un 65% de estos viajeros muestra un gran interés por los itinerarios temáticos entre las actividades a realizar en destino.

Por otro lado, el estudio señala que el 53% de los viajeros de lujo sigue la tendencia del bleisure, que combina viajes de trabajo con el ocio, frente al resto del mercado que lo realiza en un 41%.

Los viajeros de lujo sigue la tendencia del bleisure, que combina viajes de trabajo con el ocio.
Los viajeros de lujo sigue la tendencia del bleisure, que combina viajes de trabajo con el ocio.

Así como las edades diferenciadas en generaciones como lo son los millennials, a la cabeza con un 57%; la generación X, un 52%; los baby boomer, con un 47% y los ‘Z’ con un 38%.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.