Pese a la guerra comercial con Estados Unidos y a la desaceleración económica global, los expertos de STR y Tourism Economics, prevén que China tendrá un 2020 con un crecimiento en el rendimiento hotelero.

Habrá una variación dependiendo las ciudades, pero estiman que la tendencia en la contracción de viajes al exterior, por parte de los chinos, influirá positivamente en los resultados.

Se espera que Beijing continúe su “trayectoria de crecimiento” en ingresos por habitación disponible (RevPAR) y que al finalizar el 2020 ese incremento esté en torno al 3,7% y del 1,8% en la tasa diaria promedio (ADR).

Esto va a ser posible, explican, porque “la oferta continúa aumentando a un ritmo saludable” y porque también ha mejorado la demanda.

Hay dos puntos que marcan el potencial del sector, por un lado el recientemente inaugurado Aeropuerto Internacional Daxing de Beijing, proyectado para ser uno de los más activos del mundo, y por otro que la capital china se prepara para los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022.

En el caso de Chengdu, después de un “desafiante 2019”, tendrá un crecimiento del ADR del 1,4%.

Este mercado reportará la segunda tasa de aumento de la oferta más grande (2,8%), ya que actualmente tiene 18.000 habitaciones en desarrollo.

Los expertos sostienen que la demanda será “ayudada” por el sistema de trenes de alta velocidad de China y por el segmento MICE.

Para Guangzhou, centro comercial internacional y centro de transporte integral de China, se proyecta un aumento del RevPAR del 3,4%, “con aumentos sólidos tanto en ocupación como en ADR”, mencionó STR. 

Hangzhou, ciudad que combina viajeros de placer y de negocios, debería ver -según los pronósticos- los mayores crecimientos tanto en oferta como en demanda: 4,1% y 4,7%, respectivamente.

Por último, confían que el 2020, se convierta en el año “de recuperación” de Shanghai, después de tres años de declives de ocupación causados ​​por el impacto de la nueva oferta.

El aumento de RevPAR esperado es del 2,5%, “ya que es probable que el mercado recoja la demanda desplazada causada por las continuas protestas en Hong Kong”.

“La economía de China y, por extensión, su industria hotelera, se mantiene fuerte incluso con las preocupaciones sobre la guerra comercial con Estados Unidos y una desaceleración económica global”, explicó Christine Liu, Gerente Regional de STR, Asia del Norte.

Agregando que “una disminución en las salidas chinas a otros países, combinada con una importante inversión del gobierno en infraestructura, está impulsando la demanda interna en mercados clave”.

Sin embargo, aclaró que “la resistencia del país a situaciones macroeconómicas difíciles se pondrá a prueba si la guerra comercial continúa desacelerando el crecimiento económico”.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.