Consolidada como una urbe industrial y de negocios, Irapuato cuenta con las ventajas competitivas para realizar eventos de primer nivel, desde la infraestructura, hasta los atractivos y servicios.

Ciudad de Irapuato
Ciudad de Irapuato. Crédito de Foto por: Luis Moncada

En la época de la Colonia, el fértil suelo de esta ciudad le valió el apodo de “Granero de la Nueva España”.

Mucho tiempo después, el emperador Maximiliano de Habsburgo introdujo directamente un cultivo que la convirtió en la “Capital Mundial de las Fresas”.

Para finales del siglo pasado, hace poco más de dos décadas, el éxito de la Expo Agroalimentaria Guanajuato sembró la idea de impulsar un nuevo segmento de turismo.

Y hoy, como siempre en esta pródiga tierra, Irapuato presume una copiosa cosecha de hoteles, recintos, proveedores y atractivos que sin duda la han puesto en el mapa de México como un destino donde los eventos dan muy buenos frutos.

¿Por qué Irapuato?

Considerada como una de las ciudades con mayor desarrollo industrial, la segunda urbe más grande e importante del estado de Guanajuato, Irapuato es un destino con mucha más experiencia de la que se cree en temas de turismo de negocios y reuniones.

Empresas japonesas, alemanas, francesas y estadounidenses que han instalado sus plantas en los corredores industriales de las cercanías, le han dado este expertise y vocación, pero más importante aún, han hecho que la ciudad desarrolle esa infraestructura que el sector de las reuniones demanda para poder florecer: desde hoteles de categoría turística hasta recintos especializados.

Así nos lo confirmó Carlos Maya, director de la Oficina de Convenciones y Visitantes (OCV) Irapuato, quien indicó que en la ciudad ya hay más de 3 mil habitaciones propias, que se pueden complementar con pernocta en destinos aledaños para manejo de grupos grandes y experiencias combinadas.

Carlos Maya, director de la OCV de Irapuato
Carlos Maya, director de la OCV de Irapuato. Crédito de Foto por: Luis Moncada

Cuenta también, con un recinto ferial de 10 mil metros cuadrados, como es Inforum Irapuato, con espacios libres de columnas y una resistencia de piso de 25 toneladas por metro cuadrado, que lo hacen ideal para expos de gran formato.

Asimismo, se tienen los 3 mil metros cuadrados del Centro de Convenciones de Irapuato con capacidad para albergar hasta 1,100 personas en sus siete grandes salones que permiten tener eventos simultáneos.

Los hoteles mismos tienen su oferta propia de espacios ideales para distintos tipos de eventos, tal es el caso del Centro de Negocios del Hotel Galería Plaza o el del HS Hotsson Hotel que ofrece 700m2 de piso equipado con la mejor tecnología, una decoración única y el mejor personal capacitado para asegurar el éxito en los eventos.

Ventajas competitivas

Por otro lado, Sergio Castellanos, presidente de la OCV Irapuato, destacó la privilegiada ubicación de la ciudad como una de sus principales ventajas competitivas en el mercado de reuniones.

Y es que, estratégicamente, Irapuato es el centro de encuentro de las tres metrópolis más importantes del país: Monterrey, Guadalajara y la Ciudad de México, lo que brinda a los eventos un amplísimo mercado.

Irapuato cuenta, además, con magníficas vías carreteras que lo conectan con las principales ciudades del estado, desde la vecina Salamanca hasta la también industrializada León o las muy turísticas Guanajuato Capital y San Miguel de Allende, lo que permite combinar experiencias.

Castellanos enfatizó, por otra parte, que Irapuato se ha posicionado en los últimos años como una metrópoli líder en atracción de inversión extranjera gracias a su dinámico crecimiento y desarrollo industrial.

Sergio Castellanos, presidente de la OCV Irapuato
Sergio Castellanos, presidente de la OCV Irapuato. Crédito de Foto por: Luis Moncada

Cuenta con un excelente clima, un alto nivel de calidad de vida, 6 centros de investigación reconocidos a nivel Latinoamérica, una amplia oferta educativa de alto nivel, 21 cámaras y asociaciones.

Mano de obra calificada y proveedores de servicios no sólo muy profesionales, sino, al mismo tiempo, sumamente cálidos, que le ponen un toque humano a cualquier encuentro, haciendo sentir a los invitados más que bienvenidos.

La modernidad de Irapuato, su infraestructura industrial, la calidez de su gente y variada oferta de servicios turísticos, han hecho de Irapuato una ciudad distinguida e ideal para la realización de congresos, ferias, convenciones, eventos deportivos, religiosos, educativos y culturales de gran impacto.

Atractivos

Lo único que este destino estaba quedando a deber eran productos turísticos y en eso, justamente, es en lo que se han enfocado en los últimos años, según nos lo contó Guadalupe González, Directora de Turismo Municipal.

De primera mano pudimos constatar que el lado B de esa cara de acero del destino industrial es un espíritu de pueblito tradicional que brinda amplias posibilidades enfocadas en el turismo de naturaleza y rural.

Al centro de la oferta está, desde luego, el producto estrella: la Ruta de la Fresa, que nos transporta a la historia y actualidad de estos cultivos que le han dado identidad a la urbe.

Pudimos conocer todo sobre este manjar carmín, desde sus diferentes técnicas de cultivo, hasta las variedades que se producen –fresa festival, camino real y salviole, principalmente–.

Imagina poder llevar a los grupos de invitados a una convención a vivir la experiencia de tomar una canasta para cosechar el fruto y probarlo al pie de su origen, algo que sin duda deleitará más que el gusto, el resto de sus sentidos.

Fábrica de dulces “La Cristalita”--
Fábrica de dulces “La Cristalita”. Crédito de Foto por: Luis Moncada

Y al tour se puede sumar una experiencia gastronómica que involucre esta fruta en los platillos, así como, de postre, una visita a la fábrica de dulces “La Cristalita”, especializada en la elaboración de fresas cristalizadas (azucaradas, con chile o con chocolate), congeladas y mermeladas.

Otra muy buena actividad para romper el ritmo de las convenciones es un paseo en el Fresibús, que destaca los principales atractivos de este destino colonial e histórico, que justamente está aprovechando este tiempo para remodelar su rostro más tradicional: el centro.

Ecoturismo

Pero no todo es fresa. En la Capital Mundial de las Fresas, también hay lugar para sorprenderse con sabores no sólo distintos, sino bien diferenciados.

Nos llamaron mucho la atención productos con gran potencial para grupos como el Centro Turístico Peñasola, un lugar que es excelente para una buena aventura que saque lo mejor del espíritu competitivo y fomente el trabajo en equipo.

En este lugar, se puede realizar desde senderismo, hasta rappel, ciclismo de montaña, observación de aves en su estado natural y mucho más.

Todo al aire libre, con el inmejorable clima de la región y su amplia biodiversidad, que se alberga entre indescriptibles paisajes, coronados por un enorme monolito donde se puede hacer escalada tradicional.

Más o menos en la misma línea, de actividades al aire libre, se encuentra Rancho Providencia Ecocamp, un campamento 100% mexicano que ofrece la oportunidad de vivir increíbles experiencias en un entorno de convivencia con la naturaleza, los animales, la agricultura, el deporte y el aprendizaje dirigido a diferentes grupos de edades que comparten vivencias para toda la vida.

Orientado a fomentar una conciencia de preservación ecológica entre niños y jóvenes, el lugar puede adaptarse para ofrecer a grupos de convencionistas experiencias inolvidables de team building.

Además, cuenta con espacios bien acondicionados para realizar pequeños eventos en un ambiente diametralmente distinto al que brinda la ciudad.

Así pues, ofrece tres zonas principales: La Providencia con capacidad de hasta 80 personas, alberca, asadores, juegos infantiles, canchas de fútbol y básquetbol, zona de tipis y fogatas, ideal para eventos sociales.

También están La Palapa, con el mismo aforo: La Palapa, un tanto más formal, y El Lienzo Charro, que es la zona más exclusiva con toda la infraestructura y ambiente propios de estos lugares.

Rancho La Cumbre
Rancho La Cumbre. Crédito de Foto por: Luis Moncada

Salud y Bienestar

Ya enfocándose más en asuntos de bienestar, aparece una tercera opción al aire libre: Rancho La Cumbre, un hotel urbano que ofrece la experiencia del tradicional baño de temazcal, conducido por guías especializados y experimentados.

El lugar tiene cinco temazcales con capacidades distintas, desde Casa Fuego que es para parejas, hasta El Cielo con capacidad para grupos de hasta 14 personas.

Para redondear la experiencia, el Rancho La Cumbre ofrece una opción de comida ancestral preparada por cocineras tradicionales.

Y se puede participar en un taller de macetas, aprender de la flora local o vivir una fogata entre teepees, con chocolate caliente y pan tradicional, algo que sin duda dejará a los grupos con un muy buen sabor de boca.

Finalmente, entre las actividades ecoturísticas para realizar en los alrededores de esta gran ciudad industrial no podemos dejar de contar un tour clásico por la presa La Purísima, un área natural protegida ideal para el avistamiento de aves endémicas y migratorias.

Con esto y mucho más por ofrecer, Irapuato completa el círculo de ventajas que lo colocan como un destino a tomar en serio en el turismo de reuniones, a la altura de sus pares estatales como San Miguel de Allende, León y la propia capital del Guanajuato que ya están bien posicionados en el sector MICE.

Y es que Irapuato ya lleva un buen camino andado, solo hace falta que lo haga notar aún más.

Ing. Marcos Sánchez Estrada, Gerente General de Asociación del mercado de la capital mundial de las fresas A.C. Crédito de Foto por: Luis Moncada

¿Quieres conocer más de Irapuato? Visita aquí.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.