Globalia y Barceló han acordado la fusión de sus divisiones de viaje para crear un gigante turístico de España y líder del sector.

Cada uno de los dos grupos tendrá el 50% de la nueva compañía fusionada, que integrará marcas como Halcón Viajes, Travelplan y Ávoris, informaron en fuentes de la negociación.

La operación se produce apenas dos semanas después de que el grupo de la familia Hidalgo vendiera su aerolínea Air Europa a Iberia por 1.000 millones de euros.

La nueva sociedad desplazará de la cima a Viajes El Corte Inglés y podrá también competir con multinacionales como Tui.

El sector turístico asiste a un proceso imparable de consolidación. Globalia y Barceló han decidido unir fuerzas y fusionar sus divisiones minoristas y mayoristas de viajes en una operación no por esperada menos espectacular.

Globalia aporta a la nueva compañía las marcas Halcón Viajes, Viajes Ecuador, Geomoon, Travelplan, Welcome, Globalia Meetings and Events, Globalia Corporate Travel y Globalia Autocares.

Por su parte, Barceló cede Ávoris, con sus marcas B the Travel Brand, Catai, Rhodasol, Bedtoyou, BCD Travels y BCD Meetings&Events así como la aerolínea Evelop, con seis aviones.

Negociaciones

Las negociaciones se han llevado a cabo entre Simón Pedro Barceló, presidente del grupo Barceló, y Javier Hidalgo, consejero delegado de Globalia, y la firma se producirá casi con toda seguridad el próximo lunes, día 25.

La operación, tras la valoración definitiva de los activos basado en un informe de la consultora Ernst & Young, tendrá que ser aprobada por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

El primer ejecutivo de la nueva sociedad será Gabriel Subías, consejero delegado de Ávoris, según fuentes del sector.

La unión de Globalia a otro grupo familiar como Barceló le aporta ese tamaño, y le permite rivalizar también con las grandes multinacionales europeas como Tui, DER Touristik, o FTI.

Y es que el mercado de los viajes sufre una competencia feroz con márgenes estrechos y muchos riesgos estacionales.

La reciente quiebra de la británica Thomas Cook es buena prueba de esa competencia virulenta, a la que el mercado español no es ajeno.

Competencia ‘online’

La unión de los dos grupos familiares también servirá para enfrentar con mayores garantías la competencia de las agencias de viaje por Internet.

Desde que Lastminute abriera hace casi dos décadas la primera OTA (Online Travel Agency, por sus siglas en inglés), el sector ha dado un vuelco radical y ha tenido que acomodarse a los nuevos procedimientos de estos sitios web que, al ofrecer varios servicios juntos (vuelos, hoteles, apartamentos, excursiones y coches de alquiler) consiguen mejores precios.

Firmas como Booking, Expedia, Hotels.com, Travelocity, Orbitz y Priceline se han popularizado en los últimos años mientras se cerraban miles de oficinas físicas de las agencias de viaje tradicionales.

Paralelamente a su actividad de viajes, tanto Globalia como Barceló han puesto en marcha sendos planes de expansión de su división hotelera.

La cadena Be Live Hotels de Globalia, bajo el régimen de gestión junto a socios locales, suma más de 10.000 habitaciones en 33 establecimientos repartidos por España, Portugal, Marruecos, El Caribe y Colombia, y proyecta extenderse a Brasil, Argentina y México.

Por su parte, Barceló espera abrir en España 110 hoteles de 2019 a 2021, duplicando los 55 proyectos de apertura en el último trienio. 

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.